Connect with us

Noticias

El Ejecutivo local recurra a vigilantes de seguridad para patrullar los puntos más concurridos, como el entorno del puerto

El Ejecutivo local recurra a vigilantes de seguridad para patrullar los puntos más concurridos, como el entorno del puerto

Published

on

Photo fjcastro

El sol en Benzú ya está alto y el barrio apenas se mueve. Suhair, marroquí de 40 años, se despereza asomando por las telas que recubren una chabola montada en lo alto de un risco con vistas al mar. El día anterior estuvo trabajando hasta tarde en un cumpleaños y se le ha quedado la voz ronca de soplar el mizmar, una especie de flauta árabe. Este músico tenía en Tetuán un grupo con el que actuaba en todo tipo de eventos. Ahora duerme en la calle en Ceuta, desde que cruzara a nado por la frontera el pasado 17 de mayo, durante la crisis fronteriza en la que accedieron a la ciudad entre más de 9.000 personas.

“Echo de menos a mi grupo, a mi familia…”, reconoce Suhair, “son 40 años viviendo allí”. Comparte cobijo a merced del viento con Mohamed, de 28 años y vecino, como él, de Martil. Mohamed entró en la ciudad autónoma unas tres semanas antes, el 26 de abril, en el primer pulso que Marruecos echó a España a cuenta del contencioso saharaui. Más de 135 personas lograron sortear la frontera ante la impasibilidad de las autoridades marroquíes en un solo día. En esa ocasión, la negociación entre ambos lados del perímetro surtió efecto de manera casi inmediata: la misma noche, Marruecos accedió a que se efectuasen las devoluciones de todas las personas que lograron ser identificadas y retenidas en territorio español a través de una frontera que lleva formalmente cerrada más de un año debido a la pandemia.

about:blank La situación ha cambiado ahora y Marruecos ha endurecido su postura. A mediados de mayo, y tras la visita a Ceuta del presidente Pedro Sánchez en compañía del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ambos gobiernos llegaron a un acuerdo para escalar las devoluciones en las primeras semanas. En total, unas 7.500 personas regresaron voluntariamente o fueron devueltas, entre ellos niños y niñas, algo que la legislación española prohíbe y que está siendo investigado por el fiscal de Menores de Ceuta. Más de un mes después, las expulsiones se han detenido o se producen con cuentagotas y Ceuta afronta el reto de acoger a unos 2.000 adultos y más de 800 menores atendidos por la ciudad cuyos padres no quieren que regresen.

Unas mil personas que cruzaron la frontera el pasado mes de mayo recogen una bolsa de comida que les da diariamente la ONG Luna Blanca en la mezquita Sidi Embarek de Ceuta.MARCOS MORENO

La ciudad ha habilitado una nave en el polígono del Tarajal, cercano a la frontera, en la que han encontrado refugio hasta 250 adultos y familias con menores a cargo. También la Secretaría de Estado para las Migraciones ha accedido a dejar entrar en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) a personas con perfil vulnerable y solicitantes de asilo, pese a las restricciones impuestas por el protocolo anticovid. La ciudad está gestionando la habilitación de al menos seis recintos más en el polígono del Tarajal para acoger a migrantes adultos mientras hace hueco en las instalaciones temporales de Piniers, donde ya hay unos 200 niños y niñas, para los menores acogidos en el Tarajal y en un polideportivo.

Búsqueda de trabajo

Mientras, tanto Suhair como Mohamed, quien hace alguna chapuza como encofrador, intentan encontrar algo de trabajo. También Younes, de 21 años, a quien un conocido deja dormir en un chiringuito cerrado a pie de playa. Antes, estuvo durmiendo en un coche abandonado que encontró en mitad de la calle. “Me pagan unos 20 euros al día por hacer trabajos de electricidad”, cuenta, “no puedo pedir más porque no tengo papeles y estoy aquí ilegalmente”. Miente a su madre diciendo que está en casa de un amigo y su tía, que vive en Bélgica, le manda dinero de vez en cuando, mientras averigua cómo salir de la ciudad.El joven se niega a recurrir al dispositivo gestionado por las autoridades españolas. Teme que lo devuelvan a Marruecos, como le ocurrió a su hermano Wael, de 16 años, a quien colaron ilegalmente por la frontera un día después de haber entrado en Ceuta. “He escuchado que a la gente que va a las naves la mandan a Marruecos”, replica. El rumor inspira los temores entre quienes pululan por la ciudad durmiendo en cualquier parte.

“Si intentan devolverme, soy capaz de hacer cualquier cosa”, amenaza Mohamed, de 30 años y de Tetuán. Él sí duerme en el Tarajal, en el recinto que gestiona el Gobierno local. “Yo no tengo nada en Marruecos, mi padre murió hace unos meses, no tengo trabajo”, esgrime, “a veces he dormido en la calle (en Marruecos), pero si te ve la policía, te pegan”. Su plan no era entrar en Ceuta en mayo, sino cruzar en una lancha a la Península a principios de este año. Consiguió ahorrar 1.200 euros que se fueron en la medicación contra el cáncer al que no sobrevivió su padre, así que se quedó sin viaje.

El intento de Hamed, de 21 años, fue más dramático, él llegó a reunir, a través de familiares y amigos, unos 2.000 euros para embarcar en una zódiac rumbo a la Península, pero el motor explotó y varias personas resultaron heridas. Su madre, que está trabajando en Almería como temporera, solo sabe que está en Ceuta, pero no que duerme bajo un bloque de piedra en equilibrio precario al final de una escollera cercana al puerto. A él y a Said, que le dobla la edad, les han atracado demasiadas veces. Según Mohamed, un vecino del espigón, son grupos organizados que actúan enmascarados y con nocturnidad. A él le endiñaron una descarga con un taser eléctrico. “Dormimos más de día que de noche, porque hay más gente y hay policía vigilando”, dice para evitar los asaltos, “cualquier ruido nos da miedo, no podemos dormir”.

La presencia de personas en las calles ha hecho que el Ejecutivo local recurra a vigilantes de seguridad para patrullar los puntos más concurridos, como el entorno del puerto. Allí, se producen casi cada día intentos de abordar en precarias condiciones los barcos que parten rumbo a la Península. Los jóvenes, algunos menores, se esconden en ejes de tráileres o en los techos. No es un fenómeno nuevo, pero tras los meses de confinamiento y cierre fronterizo desde marzo, han vuelto a saltar las alarmas por incursiones en la zona de seguridad del recinto.

“Están por todas partes”, protesta un trabajador de guardia de la empresa Ecoceuta, encargada de la gestión de residuos y situada cerca del muelle oriental Alfau, “intentan meterse en los camiones cuando vienen aquí a descargar de madrugada”. A primera hora de la tarde apenas se ve un alma que no esté en la playa. Entre las rocas, en la espaldera, aparece Issa, de 21 años. Duerme con vistas al peñón de Gibraltar, hacia donde señala: “Allí es donde quiero ir”.

Noticias

Una banda apuñala a un menor de 15 años en un parque de Villaviciosa de Odón

Una banda apuñala a un menor de 15 años en un parque de Villaviciosa de Odón

Published

on

Photo fjcastro

Web de Ofertas de empleo
Enlace Invitación a Telegram

No es la primera vez que ocurre, pero el ataque esta vez ha llegado demasiado lejos. Un menor de 15 años terminó apuñalado en el tronco superior a manos de una banda de jóvenes que había acudido a un parque de Villaviciosa de Odón para cometer robos. La víctima, que fue abordada en la zona del Vaíllo el 15 de enero sobre las 22.30 horas, recibió una punzada por la espalda antes de que los autores huyeran del lugar a la carrera. Malherido, acudió al centro de salud de la localidad, donde fue atendido hasta la llegada del Summa-112, que lo trasladó con pronóstico moderado al hospital Rey Juan Carlos.

Pese a que desde el Ayuntamiento se tiene constancia del citado apuñalamiento, la investigación recae en el Instituto Armado. Fuentes de este Cuerpo confirman a ABC un repunte de este tipo de sucesos, con cuadrillas de jóvenes que llegan desde Móstoles o Alcorcón. Una vez en destino, acuden a los parques para delinquir. «Suelen preguntar a sus potenciales víctimas si son del municipio y en caso afirmativo les ‘piden’ los teléfonos móviles e, incluso, las zapatillas», inciden las mismas fuentes.

Con todo, vecinos del enclave aseguran que el autor material de la cuchillada tiene 17 años, es de origen sudamericano y reside en Villaviciosa; un extremo que este diario no ha podido confirmar. Días antes, otro adolescente tuvo que refugiarse en una casa de desconocidos tras ser perseguido por un violento grupo, provisto de cinturones a modo de intimidación.

Los agentes encargados de persuadir este modalidad delictiva son conscientes de que estos grupos, con edades comprendidas entre 15 y 17 años -e incluso menos- actúan en manada y siempre en superioridad numérica. Cuestión aparte son «las quedadas entre bandas para pegarse», muchas de ellas a través de las redes sociales. Para ocultar su identidad, los violentos aprovechan la generalización de las mascarillas y el uso de sudaderas con capuchas ceñidas.

La preocupación en Villaviciosa es notoria, más si cabe, tras lo acontecido en las fiestas del mes de septiembre, cuando otro joven resultaba herido por arma blanca y siete eran detenidos -cinco de ellos menores- durante un botellón que concentró a un elevado número de asistentes. Y al igual que ahora, gran parte de los responsables había acudido hasta allí para apoderarse de carteras y móviles. «Sí han dicho que son gente de fuera, la mayoría de los detenidos son de fuera», subrayaba entonces el alcalde, Raúl Martín Galán, al tiempo que aseguraba que no se habían detectado bandas desplazadas solo para robar.

Continue Reading

Noticias

La Guardia Civil investiga a una segunda persona por la desaparición de la vecina de Traspinedo

La Guardia Civil investiga a una segunda persona por la desaparición de la vecina de Traspinedo

Published

on

Photo fjcastro

Web de Ofertas de empleo
Enlace Invitación a Telegram

La Guardia Civil que investiga la desaparición forzosa de la vecina de Traspinedo (Valladolid) Esther López de la Rosa, de 35 años, en paradero desconocido desde hace ahora quince días, ha incluido en la ‘nómina’ de investigados a una segunda persona, además del ya detenido R.G., ‘El Manitas’.

El segundo investigado, que no está detenido, es una de las personas que estuvo con la desaparecida la noche del día 12 de enero, según fuentes próximas a la investigación.

El varón ya ha declarado durante los últimos días en cinco ocasiones en la Comandancia como testigo, si bien la última, lo hizo en la tarde del miércoles entre las 18.00 y las 19.00 horas, ya en calidad de investigado y con asistencia letrada de oficio.

Pasa a disposición judicial el detenido por su presunta relación en la desaparición de Esther López en Traspinedo

Las pesquisas en la jornada de hoy han estado centradas en la pormenorizada inspección del turismo de ‘El Manitas’, un BMW oscuro, en el que los expertos toman muestras en busca de restos biológicos y otros vestigios que pudieran atestiguar que la desaparecida llegó a ocupar el coche de ‘El Manitas.

EN BUSCA DE RESTOS EN EL COCHE

Mientras tanto, el detenido ha podido mantener una nueva entrevista con su letrada y ha desistido de la huelga de hambre que había iniciado en protesta por la, a su juicio, injusta detención sufrida.

Será este viernes cuando la juez del caso debería de adoptar una nueva decisión respecto de la situación de ‘El Manitas’, bien su puesta en libertad provisional o su ingreso, también con carácter provisional, en el Centro Penitenciario de Valladolid.

Además, según ha informado la Delegación del Gobierno en Castilla y León, la Guardia Civil va a organizar otra ‘macrobatida’ en la mañana de este sábado, 29 de enero, con la asistencia de voluntarios.

Se ampliará la zona de búsqueda, se avisará al 112 y se va a pedir la colaboración del Ayuntamiento y de la Cruz Roja.

El domingo, Traspinedo será escenario de una concentración de apoyo a la familia de Esther López que se desarrollará, a partir de las 17.00 horas, en la Plaza Mayor de la localidad y que ha sido convocada por el Ayuntamiento.

Continue Reading

Noticias

Denuncian agresión policial hacia unas trabajadoras de la limpieza que se manifestaban en Córdoba

Denuncian agresión policial hacia unas trabajadoras de la limpieza que se manifestaban en Córdoba

Published

on

Photo fjcastro

Web de Ofertas de empleo
Enlace Invitación a Telegram

Las trabajadoras, que ganan 717 euros al mes como salario base y no llegan al Salario Mínimo Interprofesional, llevan desde el 22 de diciembre en una huelga indefinida de todo el sector de la limpieza en Córdoba.

Las trabajadoras de la limpieza de Córdoba llevan 15 meses negociando un convenio. Hoy las empleadas antiguas ganan 717,24 euros. No llegan al Salario Mínimo Interprofesional (SMI) de 965 euros. Por ello, y después de que el 22 de diciembre se rompieran las negociaciones con la patronal, están llevando a cabo una huelga indefinida.

Todos los días despliegan sus reivindicaciones a las puertas de los principales hospitales de Córdoba, donde las empleadas de este sector tienen representación sindical y aprovechan para tener más visibilidad.

Ayer, en el Hospital Infanta Margarita de Cabra, estas trabajadoras que se manifestaban con todos los permisos en regla, vieron su acción impedida por la Policía.

Las trabajadoras se situaban delante de los camiones que llevan la basura hasta el punto limpio, para que su huelga se haga visible y en vez de cinco vehículos salgan dos al día, tal y como se había establecido.

El hospital decidió llamar a la Policía Nacional que se personó en el lugar y retiró a las trabajadoras de la zona, que resistían entre cánticos y pancartas. “Señora, aquí mando yo”, gritaba uno de los Agenes, tal y como se puede ver en el vídeo que se ha viralizado por Twitter. En el forcejeo una de ellas cayó al suelo, causándole varios traumatismos en cabeza, codo y espalda.

Continue Reading
Advertisement

Categorias

Archivos

Mas vistos