Connect with us

Noticias

Alerta por el aumento de las expresiones de odio en Barcelona ¨ el único problema era el racismo de los vigilantes de seguridad¨

Alerta por el aumento de las expresiones de odio en Barcelona ¨ el único problema era el racismo de los vigilantes de seguridad¨

Published

on

Photo fjcastro

«Tengo derecho a decidir dónde voy y qué hago con mi vida, me frustra cuando me lo impiden«. Esta frase sale de los labios de Maria Girban, una joven con discapacidad que vive en el Eixample de Barcelona, pero que podrían suscribir las 436 personas que en 2020 sufrieron discriminación en la capital y lo han denunciado al Ayuntamiento o a las entidades sociales. Como ella, todos han sido atacados por el mero hecho de ser distintos, ya sea con palizas, insultos o con prohibiciones sin sentido. Al consistorio le preocupa la «normalización» y «desvergüenza» en la que actúan los agresores aupados por los discursos de la ultra derecha, dice el concejal Marc Serra. Una de cada cuatro discriminaciones atentan contra la integridad moral de las víctimas, y el 10% son agresiones físicas que se ceban contra las personas LGTBI y los migrantes.

La discriminación contra los más vulnerables no es nueva. Lo relevante es que los afectados la denuncien y las administraciones castiguen a los agresores para evitar que reincidan. De lo primero, los datos dan pie al optimismo. Cada año más personas se atreven a denunciar situaciones de discriminación en Barcelona, aunque aún hay mucho silencio. «Las personas que no tienen papeles o que se dedican al trabajo sexual son las más invisibles», confiesa Serra.

Odio a cara descubierta

Thank you for watching

El reto está acabar con la impunidad castigando a los agresores. «Estamos tardando entre tres o cuatro años para ir a juicio por palizas brutales, los jueces deben agilizar estos casos», se queja el concejal. A pesar de la pandemia y del confinamiento que nos encerró en casa, en 2020 se registraron 57 agresiones físicas. La mitad fueron contra personas homosexuales o transexuales. Y una de cada tres afectaron a personas migrantes. «Antes lo hacían de noche, en espacios escondidos y con la cara tapada. Ahora lo vemos en espacios públicos a cara descubierta y a plena luz del día», comenta Serra, que encuentra la causa en el discurso racista, xenófobo y machista de un partido como Vox, más presente que nunca. También hay cierto temor de que haya grupos organizados para apalear al diferente. «Cometen las agresiones sin intermediar palabra alguna con las víctimas, es algo que los Mossos están investigando», explica.

El racismo vuelve a ser el primer motivo de discriminación en la ciudad, con hubo 163 casos y el 84% de ellos fueron con tintes islamófobos

Aunque en realidad, el grueso de los actos discriminatorios son mucho más cotidianos e invisibles y generan un fuerte dolor emocional. Insultos, acoso o el hecho de no alquilar una vivienda o presionar para que se marchen de un lugar. «Tras la pandemia, vemos cómo la recuperación de las víctimas es más difícil. Necesitan más acompañamiento psicológico y durante más tiempo. Se desbordan antes», cuenta Serra.

El racismo vuelve a ser el primer motivo de discriminación en Barcelona. Hubo 163 casos y el 84% de ellos fueron contra los musulmanes. Uno de ellos le ocurrió a Emerson Vicente, doctor en Psicologia Social e investigador universitario que vino de Brazil hace más de una década. «La primera discriminación que viví en Barcelona fue un brutal asalto policial porque me confundieron con un carterista. Incluso tuve que pagar una multa pero no lo denuncié, aún tenía en trámite la documentación en España y estaba muy asustado», explica.

Esperando unas disculpas

La segunda vez no dudó en denunciar una discoteca de Sants que le había prohibido la entrada. «Me dijeron que no podía entrar por la ropa que llevaba, pero la realidad era porque era el único extranjero», asume. Pidió la hoja de reclamaciones, esperó dos horas a los Mossos y hasta se cambió la ropa con otro amigo para demostrar que el único problema era el racismo de los vigilantes de seguridad. «Sé que muchas personas no están preparadas para aguantar esto, pero debemos plantar cara y que haya constancia de ello», defiende. No ha recibido ninguna notificación de cómo terminó el asunto, aunque le gustaría, al menos, unas disculpas del local.

También las personas homosexuales y transexuales han sido víctimas de estos ataques más invisibles. La discriminación en las viviendas a este colectivo se triplicó en 2020, pasando de 9 a 23. Emerson la vivió en carne propia hace menos de un mes, después de subir en las redes sociales una foto dándose un beso con su marido. «Un hombre que nos decía que lo que hacíamos era pecado y que necesitábamos tratamiento médico para curarnos», cuenta. También lo ha denunciado a la OND.

Denuncias contra la administración

La tercera causa de discriminación en la capital fue contra las personas con discapacidad, que subió un 20% respecto al año anterior. La mitad de estas denuncias señalaban a la administración, por no disponer de un espacio accesible en la calle o en el trasporte público. Maria Girban lo conoce de sobras. Tiene la espina bífida y dos enfermedades raras que le obligan a andar con una férula y dos muletas. Las escaleras del metro de Verdaguer, la parada del autobús de su casa, los pasos de zebra o la colocación de los contáiners de la basura le complican su rutina.

Hace cuatro años que denunció una barrera urbana y este año ha denunciado otra. «Es algo que me frustra, yo sé que puedo ser autónoma pero es que no me dejan«, lamenta. Aunque, explica, también sufre más formas discriminación. Recuerda cuando una empresa le negó el trabajo de monitora en unos campamentos de verano. «Me dijeron que el currículum era impecable, pero en cuanto me vieron con las muletas me dieron el no. Y me lo dijeron a la cara, ‘no te cogemos por la discapacidad'», dice indignada. Agrega, además, que las miradas de pena o los comentarios de «pobrecita» son otra forma de discriminación.

Noticias

Agreden al vigilante de seguridad de un centro de menores

Agreden al vigilante de seguridad de un centro de menores

Published

on

Photo fjcastro

Un vigilante de seguridad del Centro de Menores Francisco Pizarro de Trujillo ha recibido una paliza por parte de usuarios del propio centro. 

Todo ocurrió en la madrugada del pasado viernes al sábado, cuando el vigilante se percató de que tres menores estaban hostigando a una de las trabajadoras del centro. En ese momento les llamó al orden y los presuntos agresores le golpearon con las barras de los armarios y le arrojaron piedras que cogieron del jardín.

La víctima tuvo que ser atendida de múltiples magulladuras y contusiones en el Punto de Atención Continuada de Trujillo. Las lesiones no fueron a más gracias a que portaba el chaleco anti trauma.

Los presuntos agresores golpearon al vigilante con las barras de los armarios y le arrojaron piedras 

Fuentes internas del «Francisco Pizarro» señalan que los tres menores han sido trasladados al centro de Caminomorisco. Desde la Junta indican que ya se han denunciado los hechos ante la Policía Nacional, quedando a la espera de la actuación de la Fiscalía de Menores.

Los sindicatos denuncian la falta de profesionales y, en muchas ocasiones, incluso de equipos de protección para los mismos. 

Continue Reading

Noticias

Torrelodones: un hombre se atrinchera tras dar una paliza a su pareja, sobre la que tenía orden de alejamiento

Torrelodones: un hombre se atrinchera tras dar una paliza a su pareja, sobre la que tenía orden de alejamiento

Published

on

Photo fjcastro

Web de Ofertas de empleo
Enlace Invitación a Telegram

La situación que se vive en el seno de la Policía Local de Torrelodones es extrema.
En la actualidad, cuenta casi con la mitad de plantilla que hace unos años, hasta pasar de 50 a 32 (incluidos el jefe y un efectivo para labores administrativas).
Y eso, contando a los que están de baja, a punto de jubilarse y las libranzas. Y en una de las localidades más importantes de la Sierra, con casi 25.000 habitantes. La ratio mínima que establece la UE es de 1,8 policías locales por cada 1.000 habitantes.
En Torrelodones, esa cifra mínima se alcanzaría con 45 efectivos, no con los 32 actuales.
Esto está provocando situaciones graves. El último capítulo ocurrió la madrugada de este domingo.
A las 4 horas, se recibieron llamadas de vecinos de la calle del Prado del Estudiante.
Explicaban que se oían gritos en el piso donde convivía una pareja.
Según ha podido saber , la mujer recibió una tunda de golpes , a puñetazos, por parte de su pareja.
Tenía la cara destrozada. Se las apañó como pudo para salir de la vivienda, pegando gritos de desesperación.
El problema vino cuando había un solo policía local de servicio.
La escasez de plantilla fue la culpable, más allá de la irregularidad que supone que en España solo actúe un agente, sin su binomio, pues se patrulla, por seguridad para ellos mismos y para los ciudadanos, en parejas. Y esa norma incluye a todos los Cuerpos, también los municipales.
 Los datos del año pasado muestran cómo el porcentaje de víctimas con denuncia previa fue el mayor de la serie histórica
La tensión creció por momentos, porque el maltratador, que tenía una orden de alejamiento sobre su víctima y había sido denunciado en ocasiones anteriores, se atrincheró en el piso.
Se negaba a abrir a la Guardia Civil, que tuvo que mandar a tres patrullas a Torrelodones.
El municipio se encuentra en la demarcación de la Primera Compañía y da servicio a más localidades del entorno, como Collado Villalba.
Tuvieron que acudir los bomberos, para romper la cerradura, y los guardias y el único policía local disponible se hicieron cargo de la detención del sujeto, de origen latino y unos 30 años.
Trabajaba como camarero en un bar de copas del pueblo.
Estaba en el dormitorio, totalmente borracho y tirado en la cama.
Por su reincidencia y peligrosidad, el juez lo ha enviado a prisión.
Los agentes tuvieron que actuar con cascos y escudos reglamentarios, pues no sabían muy bien lo que podrían encontrarse en la vivienda.
La chica, que es española y unos años mayor que él, fue atendida por el Summa-112 y trasladada al hospital, donde fue explorada y redactaron el parte de lesiones. Mario Sainz es el delegado del sindicato de Policía Local CPPM de Torrelodones.
Afirma que esta situación de falta de medios humanos viene de lejos: desde hace más de 17 años, asegura, no se han incrementado los efectivos; y en los últimos 12 gobierna Vecinos por Torrelodones, que tampoco «ha querido sacar plazas nuevas en las dos ofertas de empleo público de 2018 y 2019, previas a la pandemia»: «Los policías se están yendo a otros municipios o se jubilan.
Están limitando la plantilla. La situación es acuciante, porque así no se puede realizar un trabajo preventivo, solo reactivo, y de modo muy limitado».
Horas extra más ‘baratas’ Pone el ejemplo de que esos 32 funcionarios (30 operativos) se dividen en tres turnos diarios, además de las rotaciones.
Otro asunto es la cobertura en los horarios de entrada y salida de la media docena de colegios, donde solo se puede trabajar en dos cada día, tocándole al resto en días sucesivos.
El 12 de diciembre, los representantes de los policías locales se reunieron con el Ayuntamiento y «hubo buena sintonía»:
«Pero al día siguiente supimos que había un plan especial para la Navidad, pese a la falta de efectivos».
El 22 de diciembre, a las siete de la tarde, fue cuando se informó a los afectados de cuándo tenían que trabajar.
Y haciendo horas extra. El problema siguiente con el que se encontraron es que en octubre el secretario municipal decretó un cambio en el cobro/disfrute de esas horas extra que perjudicaba a los policías, «y, además, era con carácter retroactivo».
La delincuencia ha crecido Así, en Nochebuena solo quiso trabajar una patrulla, al renunciar el resto por las nuevas condiciones económicas. «Y ese día tuvimos un incendio en el que, con los bomberos y, de nuevo, el apoyo de la Guardia Civil, tuvimos que desalojar el edificio y tragué mucho humo», explica Sainz, que fue uno de los dos agentes que trabajó esa jornada.
En Navidad, solo trabajó un uniformado (Sainz estaba con secuelas del incendio de unas horas antes) y durante la cabalgata de Reyes también hubo solo un policía en la calle.
«Y todo ello, en plena alerta 4 antiterrorista», incide el delegado de CPPM.
«El Ayuntamiento dice que les salimos muy caros y la tasa de delincuencia ha crecido en 2022 un 7,1% con respecto al ejercicio anterior, con 891 infracciones penales resueltas.
Y están incrementándose los atracos a personas en cajeros automáticos, los robos en domicilios y las reyertas«, sentencia Mario Sainz. «No se trata de más policías»
Desde Vecinos por Torrelodones, a las preguntas , remitieron una nota de prensa del 25 de enero, en la que el concejal de Seguridad , Victor Arcos, manifestaba que el 24 de diciembre se desplegaron nueve efectivos de la Policía Local, reforzados con Guardia Civil y seguridad privada.
A la pregunta de cuántos agentes necesita Torrelodones, contestó: «No se trata de tener más policías, sino que se trata de gestionar bien los recursos de los que disponemos».
Añadió que el municipio cumple «las ratios» que recomienda la Federación Española de Municipios y Provincias, así como las de la UE, «que indica que debe haber dos agentes de policía por cada1.000 habitantes», aunque matiza: «Contando con todas las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad.
Es decir, Policía Local, Policía Nacional y Guardia Civil «. Eso sí, reconoció la merma de la plantilla. Finalmente, anunció: «Durante 2023 contaremos con la incorporación de nuevos agentes, dado que al proceso de oposición iniciado el pasado 12 de enero se han aprobado otras dos plazas más en la Oferta de Empleo Público 2023-2025, se cubrirá una plaza vacante con un agente en condición de movilidad y estamos trabajando para activar plazas de comisiones de servicio«.

Continue Reading

Noticias

Detenido un hombre por agresión sexual a una joven en una discoteca de Mislata (Valencia)

Detenido un hombre por agresión sexual a una joven en una discoteca de Mislata (Valencia)

Published

on

Photo fjcastro

Web de Ofertas de empleo
Enlace Invitación a Telegram

Agentes de la Policía Nacional han detenido a un hombre de 47 años y origen español como presunto autor de un delito de agresión sexual , tras al parecer realizar tocamientos a una joven en una discoteca de la localidad valenciana de Mislata .
Tal y como han averiguado los agentes, los hechos habrían ocurrido la madrugada del pasado día 22 de enero, cuando una mujer entablaba una conversación con un varón en un local de ocio de Mislata.
El hombre, en un momento dado, habría introducido la mano por debajo de la falda de la joven, llegando a tocarle sus partes erógenas.
La víctima puso los hechos en conocimiento de la Policía Nacional, que tras una investigación ha logrado identificar al sospechoso, quien ha sido detenido este sábado como presunto autor de un delito de agresión sexual.
El arrestado, sin antecedentes policiales, ha pasado ya a disposición judicial.

Continue Reading
Advertisement

Mas vistos