Connect with us

Noticias

Violación grupal en Navarra: condenados tres ciudadanos marroquís a 16 y 17 años de prisión

Violación grupal en Navarra: condenados tres ciudadanos marroquís a 16 y 17 años de prisión,

Published

on

Photo fjcastro

La Sección Primera de la Audiencia de Navarra ha condenado a 17 y 16 años de prisión a tres de los cinco acusados de una violación grupal perpetrada en Orkoien (Navarra) el 29 noviembre de 2019 sobre una mujer que presenta “retraso mental moderado”, con un grado de discapacidad psíquica del 67%.

El tribunal, según confirma el presente comunicado del Poder judicial, que ha absuelto a los otros dos procesados, de nacionalidad marroquí al igual que los otros tres encausados, aprecia la existencia de “intimidación ambiental” en los dos delitos de agresión sexual que considera probados.

En la sentencia, que puede ser recurrida ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, los magistrados consideran que, tras una relación sexual mantenida por uno de los tres condenados, T. E. D., con consentimiento de la víctima, los otros dos penados, M. B. e I. B., llevaron a cabo sendas violaciones.

 Por este motivo, la Audiencia condena a 9 años de prisión a M. B. e I. B. como autores cada uno de ellos de su respectivo delito de agresión sexual, así como a 8 años más como cooperadores necesarios del delito de agresión sexual cometido por el otro. Respecto a la participación del inculpado T. E. D., si bien los jueces estiman que su relación sexual fue consentida, le imponen 16 años de prisión —8 por cada uno— como cooperador necesario de los dos delitos de agresión sexual.

Los tres procesados deberán indemnizar con 100.000 euros a la víctima, a la que no podrán acercarse ni comunicarse con ella durante 15 años los dos primeros y durante 13 el tercero.

Contactaron a través de una red social 

En noviembre de 2019, la víctima, que entonces tenía 23 años, contactó a través de una red social con uno de los acusados. En el transcurso de la conversación, consiguió el número de móvil de la joven. Posteriormente, este inculpado le pasó el número de teléfono a otro procesado.

Con la intención de conocerla y mantener una relación con ella, el procesado T. D. H. se comunicó con la víctima los días 25, 26 y 28. Finalmente, quedaron para el día 29. Los procesados, todos ellos en situación irregular en España, se desplazaron hasta Orkoien en un vehículo desde Cadreita.

Sobre las 21.37 horas, según recoge la sentencia, los tres condenados y la víctima se dirigieron hacia un parque. En un momento dado, el acusado T. E. D. ofreció a la joven apartarse a una zona existente tras unos matorrales para mantener algún tipo de relación sexual, a lo que ella accedió “voluntariamente”.

Tras mantener dos relaciones sexuales consentidas con este inculpado, los otros dos encausados, M. B. e I. B., llevaron a cabo sus respectivos actos sexuales “en contra de la voluntad“ de la mujer.

Un cuarto procesado, A. B., estuvo en el vehículo en que habían llegado a la localidad y, según el tribunal, no se ha acreditado que el quinto inculpado, Y. H., hubiera participado en la agresión sexual.

La víctima, que fue examinada por una médico forense el 30 de noviembre, presentaba lesiones vaginales. A consecuencia de los hechos, la denunciante sufre de estrés postraumático.

En el juicio, celebrado a puerta cerrada el pasado junio, el fiscal solicitó un total de 54 años de prisión para cuatro de los acusados (15 para cada uno como autores de un delito de agresión sexual y 13 años como cooperadores necesarios de los delitos perpetrados por los otros tres). Para el quinto inculpado reclamó un total de 52 años (13 por cada delito en concepto de cooperador necesario). Las defensas, por su parte, reclamaron la absolución.

La Sección Primera de la Audiencia destaca en la sentencia que la denunciante presenta unas características que hacen que la valoración de su testimonio resulte “especialmente dificultoso”, debido al retraso madurativo y de lenguaje que presenta.

“Ahora bien, a pesar de dicha discapacidad y de las citadas características de la denunciante, ello no impide que la misma pueda realizar un relato de hechos vividos por ella y que dicho relato pueda resultar eficaz y suficiente para vencer la presunción de inocencia, no obstante las dificultades que conlleva su valoración”, sostienen los jueces.

Respecto a los elementos que corroboraron el testimonio de la víctima, la Audiencia señala que la presencia de los acusados en Orkoien, en el lugar y momento de los hechos, es “indiscutida”. Asimismo, dos de ellos admitieron en el juicio haber mantenido algún tipo de relación sexual con la denunciante.

“En definitiva, en relación con la persistencia en la incriminación, es cierto que el testimonio presenta limitaciones, debiendo valorarse ello con la prudencia que exige la discapacidad de la denunciante y sin olvidar las múltiples declaraciones que la misma ha debido efectuar, no siguiéndose al respecto las recomendaciones a tener en cuenta en relación con el modo de recibir declaración a las personas que denuncian hechos como los que nos ocupan y, especialmente, si se trata de personas que presentan alguna discapacidad”, argumentan los magistrados.

No hay prueba de que se hubieran concertado para las agresiones 

El tribunal, no obstante, considera que no existe prueba de cargo suficiente para afirmar, como sostienen las acusaciones, que todos los inculpados eran conocedores de la minusvalía de la víctima, así como que hubiera un concierto previo entre todos ellos para la ejecución de las agresiones sexuales.

“Es cierto que otros varios testigos y peritos afirmaron que su discapacidad es apreciable de inmediato, como la ginecóloga o la médico forense que le atendieron inicialmente. Este Tribunal, al recibirse declaración a la denunciante en el acto del juicio, no apreció en ella, a primera vista, al comenzar a responder a las preguntas que se le formularon, las dificultades que, posteriormente, sí pudieron constatarse”, plantean los jueces.

En definitiva, añaden los magistrados, resulta dificultoso concluir que existe base probatoria suficiente para poder afirmar que existiese ese conocimiento previo de dicha discapacidad por parte de los acusados y un concierto entre ellos para actuar abusando de esa discapacidad o con aprovechamiento de la misma y por ello de su vulnerabilidad.

En la sentencia, el tribunal desgrana la actuación de los tres condenados. Respecto al procesado T. E. D., aprecia “dudas” de que la inicial relación sexual que comenzó siendo consentida, hubiera dejado de serlo en algún momento anterior a su finalización. Por ello, prevalece la presunción de inocencia respecto al delito de agresión sexual imputado en concepto de autor.

Sin embargo, los jueces le condenan como cooperador necesario de las violaciones realizadas por los otros dos penados. Así, los magistrados no albergan dudas de las agresiones sexuales de M. B. e I. B., quienes se aprovecharon de que la denunciante estaba “atemorizada” ante la “inesperada” presencia de los otros dos inculpados en las inmediaciones.

“Nos hallamos ante dos atentados contra la libertad sexual de una persona, consistente, cada uno de ellos, en el acceso carnal declarado probado, utilizándose la intimidación originada en la víctima de esos hechos por la presencia de tres personas ante la misma, constatada  por esta, ejecutando  una de esas personas material y directamente los concretos hechos, mientras permanecían las otras dos en el exterior de la zona en la que se ejecutaba materialmente cada hecho, junto a dicha zona, en espera de la finalización de cada acción”, explica el tribunal.

Debe tenerse en cuenta, destacan los magistrados, que en supuestos como el presente, en el que se producen agresiones por varios sujetos, es claro que tiene lugar una efectiva disminución de su capacidad de respuesta, dando lugar todo ello a un aumento cualitativo de la intimidación de la víctima y de la gravedad de la situación.  “Existió, por tanto, en este caso, intimidación, siquiera ambiental”, zanja la Audiencia.

“Clara y patente gravedad de los hechos” 

El tribunal no aprecia, por el contrario, pruebas para que concurra el subtipo agravado contemplado en el Código Penal de haber cometido los hechos contra una persona que se halle en situación de especial vulnerabilidad. Los magistrados no ven “base probatoria suficiente para poder afirmar que existiese ese conocimiento previo de la discapacidad de la víctima por parte de los acusados y un concierto entre ellos para actuar abusando de esa discapacidad o con aprovechamiento de la misma y por ello de su vulnerabilidad”.

Tampoco aplica la Audiencia el subtipo agravado de haber actuado en grupo, ya que precisamente esa actuación conjunta es la que produjo el efecto intimidatorio determinante para calificar los hechos como una agresión sexual. Según explica, apreciar esa circunstancia “supondría valorar la misma actuación con un doble efecto agravatorio, aplicando dos veces el mismo hecho, otorgándole un doble efecto agravatorio, una doble punición, lo que no se ajustaría a la prohibición del non bis in ídem” (un principio que consiste en la prohibición de que un mismo hecho resulte sancionado más de una vez).  

Respecto a la determinación de las condenas, al no concurrir ni atenuantes ni agravantes, las penas a imponer oscilan entre los 6 y los 12 años de prisión por cada delito.

Para la Sección Primera de la Audiencia, “en este caso, existe una clara y patente gravedad en los hechos, con una participación de los declarados responsables en un ataque sucesivo”. Por todo ello, estima adecuado imponer 9 años de prisión a los autores materiales y 8 años a los cooperadores necesarios.

Noticias

La Policía investiga la presunta violación grupal de una joven sobre el capó de un coche en Valencia

La Policía investiga la presunta violación grupal de una joven sobre el capó de un coche en Valencia

Published

on

Photo fjcastro

Web de Ofertas de empleo
Enlace Invitación a Telegram

La Policía Nacional investiga la presunta violación grupal de una joven de 26 años sobre el capó de un coche en la madrugada del sábado 18 del pasado mes de junio en la ciudad de Valencia. Hasta el momento, no hay detenidos.

La ciudad de Valencia se ha levantado hoy con un escalofrío en el cuerpo, tras conocerse los hechos acaecidos durante la madrugada del sábado 18 de junio en esa ciudad y por los que agentes de la Policía Nacional están llevando a cabo una investigación.

Esa noche, supuestamente, 3 varones violaron a una joven sobre el capó del un coche, sin que nadie llegara a escuchar los desesperados gritos de auxilio de la víctima.

La citada víctima fue abordada en una céntrica calle de Valencia, según ha informado Europa Press, en la mañana de hoy, que cita a su vez a Levante EMV, que refleja que el ataque se habría producido por sorpresa y por la espalda. Agentes de la Unidad de Familia y Mujer (UFAM) de Valencia llevan a cabo las pesquisas para aclarar lo sucedido. La mujer tuvo que ser atendida tras la supuesta agresión en un centro hospitalario.

Agresiones sexuales

Según los datos del Ministerio de Interior, se produjeron 15 agresiones sexuales con penetración en el primer trimestre de este año en la ciudad Valencia, una cifra que supone más del doble respecto al mismo periodo del pasado año 2021. Entonces, fueron 7. El incremento porcentual en la comparativa entre ambos periodos es del 114,3%.

El total de las infracciones penales en Valencia en el primer trimestre de 2022, según publicó OKDIARIO recientemente, se elevaron a 15.280 frente a las 10.449 del mismo periodo del ejercicio anterior, con un incremento porcentual entre ambos periodos del 46,2%.

Esta misma mañana, la portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Valencia María José Catalá, ha afirmado que el alcalde de la ciudad Joan Ribó (Compromís) «no puede seguir diciendo que Valencia es una ciudad segura» y ha reclamado el refuerzo y aumento de los policías en las calles de la ciudad.

Continue Reading

Noticias

El teniente coronel de la Guardia Civil herido en Valladolid permanece «estable dentro de la gravedad»

El teniente coronel de la Guardia Civil herido en Valladolid permanece «estable dentro de la gravedad»

Published

on

Photo fjcastro

Web de Ofertas de empleo
Enlace Invitación a Telegram

El teniente coronel de la Guardia Civil y jefe de la Unidad Especial de Intervención (UEI), Pedro Alfonso Casado, se mantiene «estable dentro de la gravedad», después de que ayer recibiera un disparo del atrincherado en Santovenia de Pisuerga (Valladolid), según señalan fuentes de la Delegación del Gobierno.

El mando de la (UEI) fue intervenido de urgencia durante dos horas en el Hospital Clínico Universitario de Valladolid, donde se encuentra ingresado en la UVI.

El agente resultó herido por disparo de arma de fuego durante la «larga negociación» mantenida con un varón que se atrincheró en un domicilio de Santovenia de Pisuerga tras matar a otro.

El presunto autor del homicidio de otro vecino de Santovenia y del disparo contra el uniformado fue detenido pasadas las 14:00 horas del viernes después de una «larga negociación» con la Benemérita ya que mantenía con él a un rehén, que no ha resultado herido físicamente.

Por el momento, la Delegación del Gobierno explica que hubo que mantener esa «larga negociación» con el varón que presuntamente había cometido el homicidio contra un vecino de Santovenia sobre las 1.45 horas de este viernes y que, posteriormente, se había atrincherado en un domicilio de la localidad acompañado por un rehén.

En el proceso de negociación fue herido el teniente coronel Pedro Alfonso Casado, jefe de la Unidad Especial de Intervención que se encontraba en el lugar de los hechos.

El teniente coronel ha sido intervenido de urgencia en el Hospital Clínico de Valladolid como consecuencia de ser alcanzado por un arma de fuego durante el desarrollo del servicio de la citada Unidad. Tras dos horas de operación, se encuentra en la UVI del citado centro, «estable dentro de la gravedad».

Continue Reading

Noticias

Juzgan a dos mujeres por romperle dos costillas a un empleado tras desvalijar un supermercado en Valencia

Juzgan a dos mujeres por romperle dos costillas a un empleado tras desvalijar un supermercado en Valencia

Published

on

Photo fjcastro

Web de Ofertas de empleo
Enlace Invitación a Telegram

La Audiencia de Valencia juzga este martes a dos mujeres acusadas de entrar a robar en un supermercado de la ciudad y herir a un empleado que intentó retenerlas.

Por ello la Fiscalía solicita una pena de ocho y cinco años de prisión por un delito de robo con violencia y otro de lesiones para cada una de ellas.

Los hechos ocurrieron el 14 de octubre de 2019 cuando, según la acusación pública, las procesadas pasaron por la línea de caja con productos por valor de más de 180 euros que no habían abonado.

Uno de los trabajadores se dio cuenta y, al intentar evitar la huida de las mujeres, recibió empujones y varios golpes. A consecuencia de la agresión, el hombre resultó con dos costillas fracturadas.

La vista oral se celebrará en la sección primera de la Audiencia de Valencia el próximo 5 de julio a partir de las diez y media de la mañana.

Continue Reading
Advertisement

Categorias

Mas vistos