Connect with us

Noticias

Violación grupal en Navarra: condenados tres ciudadanos marroquís a 16 y 17 años de prisión

Violación grupal en Navarra: condenados tres ciudadanos marroquís a 16 y 17 años de prisión,

Published

on

Photo fjcastro

La Sección Primera de la Audiencia de Navarra ha condenado a 17 y 16 años de prisión a tres de los cinco acusados de una violación grupal perpetrada en Orkoien (Navarra) el 29 noviembre de 2019 sobre una mujer que presenta “retraso mental moderado”, con un grado de discapacidad psíquica del 67%.

El tribunal, según confirma el presente comunicado del Poder judicial, que ha absuelto a los otros dos procesados, de nacionalidad marroquí al igual que los otros tres encausados, aprecia la existencia de “intimidación ambiental” en los dos delitos de agresión sexual que considera probados.

En la sentencia, que puede ser recurrida ante la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, los magistrados consideran que, tras una relación sexual mantenida por uno de los tres condenados, T. E. D., con consentimiento de la víctima, los otros dos penados, M. B. e I. B., llevaron a cabo sendas violaciones.

 Por este motivo, la Audiencia condena a 9 años de prisión a M. B. e I. B. como autores cada uno de ellos de su respectivo delito de agresión sexual, así como a 8 años más como cooperadores necesarios del delito de agresión sexual cometido por el otro. Respecto a la participación del inculpado T. E. D., si bien los jueces estiman que su relación sexual fue consentida, le imponen 16 años de prisión —8 por cada uno— como cooperador necesario de los dos delitos de agresión sexual.

Los tres procesados deberán indemnizar con 100.000 euros a la víctima, a la que no podrán acercarse ni comunicarse con ella durante 15 años los dos primeros y durante 13 el tercero.

Contactaron a través de una red social 

En noviembre de 2019, la víctima, que entonces tenía 23 años, contactó a través de una red social con uno de los acusados. En el transcurso de la conversación, consiguió el número de móvil de la joven. Posteriormente, este inculpado le pasó el número de teléfono a otro procesado.

Con la intención de conocerla y mantener una relación con ella, el procesado T. D. H. se comunicó con la víctima los días 25, 26 y 28. Finalmente, quedaron para el día 29. Los procesados, todos ellos en situación irregular en España, se desplazaron hasta Orkoien en un vehículo desde Cadreita.

Sobre las 21.37 horas, según recoge la sentencia, los tres condenados y la víctima se dirigieron hacia un parque. En un momento dado, el acusado T. E. D. ofreció a la joven apartarse a una zona existente tras unos matorrales para mantener algún tipo de relación sexual, a lo que ella accedió “voluntariamente”.

Tras mantener dos relaciones sexuales consentidas con este inculpado, los otros dos encausados, M. B. e I. B., llevaron a cabo sus respectivos actos sexuales “en contra de la voluntad“ de la mujer.

Un cuarto procesado, A. B., estuvo en el vehículo en que habían llegado a la localidad y, según el tribunal, no se ha acreditado que el quinto inculpado, Y. H., hubiera participado en la agresión sexual.

La víctima, que fue examinada por una médico forense el 30 de noviembre, presentaba lesiones vaginales. A consecuencia de los hechos, la denunciante sufre de estrés postraumático.

En el juicio, celebrado a puerta cerrada el pasado junio, el fiscal solicitó un total de 54 años de prisión para cuatro de los acusados (15 para cada uno como autores de un delito de agresión sexual y 13 años como cooperadores necesarios de los delitos perpetrados por los otros tres). Para el quinto inculpado reclamó un total de 52 años (13 por cada delito en concepto de cooperador necesario). Las defensas, por su parte, reclamaron la absolución.

La Sección Primera de la Audiencia destaca en la sentencia que la denunciante presenta unas características que hacen que la valoración de su testimonio resulte “especialmente dificultoso”, debido al retraso madurativo y de lenguaje que presenta.

“Ahora bien, a pesar de dicha discapacidad y de las citadas características de la denunciante, ello no impide que la misma pueda realizar un relato de hechos vividos por ella y que dicho relato pueda resultar eficaz y suficiente para vencer la presunción de inocencia, no obstante las dificultades que conlleva su valoración”, sostienen los jueces.

Respecto a los elementos que corroboraron el testimonio de la víctima, la Audiencia señala que la presencia de los acusados en Orkoien, en el lugar y momento de los hechos, es “indiscutida”. Asimismo, dos de ellos admitieron en el juicio haber mantenido algún tipo de relación sexual con la denunciante.

“En definitiva, en relación con la persistencia en la incriminación, es cierto que el testimonio presenta limitaciones, debiendo valorarse ello con la prudencia que exige la discapacidad de la denunciante y sin olvidar las múltiples declaraciones que la misma ha debido efectuar, no siguiéndose al respecto las recomendaciones a tener en cuenta en relación con el modo de recibir declaración a las personas que denuncian hechos como los que nos ocupan y, especialmente, si se trata de personas que presentan alguna discapacidad”, argumentan los magistrados.

No hay prueba de que se hubieran concertado para las agresiones 

El tribunal, no obstante, considera que no existe prueba de cargo suficiente para afirmar, como sostienen las acusaciones, que todos los inculpados eran conocedores de la minusvalía de la víctima, así como que hubiera un concierto previo entre todos ellos para la ejecución de las agresiones sexuales.

“Es cierto que otros varios testigos y peritos afirmaron que su discapacidad es apreciable de inmediato, como la ginecóloga o la médico forense que le atendieron inicialmente. Este Tribunal, al recibirse declaración a la denunciante en el acto del juicio, no apreció en ella, a primera vista, al comenzar a responder a las preguntas que se le formularon, las dificultades que, posteriormente, sí pudieron constatarse”, plantean los jueces.

En definitiva, añaden los magistrados, resulta dificultoso concluir que existe base probatoria suficiente para poder afirmar que existiese ese conocimiento previo de dicha discapacidad por parte de los acusados y un concierto entre ellos para actuar abusando de esa discapacidad o con aprovechamiento de la misma y por ello de su vulnerabilidad.

En la sentencia, el tribunal desgrana la actuación de los tres condenados. Respecto al procesado T. E. D., aprecia “dudas” de que la inicial relación sexual que comenzó siendo consentida, hubiera dejado de serlo en algún momento anterior a su finalización. Por ello, prevalece la presunción de inocencia respecto al delito de agresión sexual imputado en concepto de autor.

Sin embargo, los jueces le condenan como cooperador necesario de las violaciones realizadas por los otros dos penados. Así, los magistrados no albergan dudas de las agresiones sexuales de M. B. e I. B., quienes se aprovecharon de que la denunciante estaba “atemorizada” ante la “inesperada” presencia de los otros dos inculpados en las inmediaciones.

“Nos hallamos ante dos atentados contra la libertad sexual de una persona, consistente, cada uno de ellos, en el acceso carnal declarado probado, utilizándose la intimidación originada en la víctima de esos hechos por la presencia de tres personas ante la misma, constatada  por esta, ejecutando  una de esas personas material y directamente los concretos hechos, mientras permanecían las otras dos en el exterior de la zona en la que se ejecutaba materialmente cada hecho, junto a dicha zona, en espera de la finalización de cada acción”, explica el tribunal.

Debe tenerse en cuenta, destacan los magistrados, que en supuestos como el presente, en el que se producen agresiones por varios sujetos, es claro que tiene lugar una efectiva disminución de su capacidad de respuesta, dando lugar todo ello a un aumento cualitativo de la intimidación de la víctima y de la gravedad de la situación.  “Existió, por tanto, en este caso, intimidación, siquiera ambiental”, zanja la Audiencia.

“Clara y patente gravedad de los hechos” 

El tribunal no aprecia, por el contrario, pruebas para que concurra el subtipo agravado contemplado en el Código Penal de haber cometido los hechos contra una persona que se halle en situación de especial vulnerabilidad. Los magistrados no ven “base probatoria suficiente para poder afirmar que existiese ese conocimiento previo de la discapacidad de la víctima por parte de los acusados y un concierto entre ellos para actuar abusando de esa discapacidad o con aprovechamiento de la misma y por ello de su vulnerabilidad”.

Tampoco aplica la Audiencia el subtipo agravado de haber actuado en grupo, ya que precisamente esa actuación conjunta es la que produjo el efecto intimidatorio determinante para calificar los hechos como una agresión sexual. Según explica, apreciar esa circunstancia “supondría valorar la misma actuación con un doble efecto agravatorio, aplicando dos veces el mismo hecho, otorgándole un doble efecto agravatorio, una doble punición, lo que no se ajustaría a la prohibición del non bis in ídem” (un principio que consiste en la prohibición de que un mismo hecho resulte sancionado más de una vez).  

Respecto a la determinación de las condenas, al no concurrir ni atenuantes ni agravantes, las penas a imponer oscilan entre los 6 y los 12 años de prisión por cada delito.

Para la Sección Primera de la Audiencia, “en este caso, existe una clara y patente gravedad en los hechos, con una participación de los declarados responsables en un ataque sucesivo”. Por todo ello, estima adecuado imponer 9 años de prisión a los autores materiales y 8 años a los cooperadores necesarios.

Noticias

Dos detenidos por intentar hacer un «simpa» de 1.080 euros de una cena en un restaurante

Dos detenidos por intentar hacer un «simpa» de 1.080 euros de una cena en un restaurante

Published

on

Photo fjcastro

Web de Ofertas de empleo
Enlace Invitación a Telegram

Dos hombres han sido detenidos en Valencia por intentar hacer un «simpa» de una cena de 1.080 euros tras abonar solamente 400 euros e intentar huir sin pagar el importe total, según ha informado la Policía Nacional en un comunicado.
Según relató el encargado del establecimiento a los agentes, los dos comensales habían consumidor alimentos y bebidas de precios altos y se negaban a satisfacer la nota.
Los dos arrestados, de 29 y 32 años de edad y de origen español y búlgaro, respectivamente, están acusados como presuntos autores de un delito de estafa.
Sucedió el pasado miércoles sobre las once y media de la noche, cuando los agentes que realizaban labores de prevención fueron alertados por la Sala del 091 para que se dirigieran a este restaurante del distrito de Maritim en Valencia.
Los agentes acudieron al local, donde el encargado les esperaba en la puerta y les explicó que estos clientes debían 680 euros e intentado huir del establecimiento.
Tras su detención, los dos hombres – sin antecedentes policiales- han pasado a disposición judicial.

Continue Reading

Noticias

Vítor, el prófugo de 21 años al que se buscaba por el secuestro y el robo de más de 200.000 euros a una joyera de Valdepeñas

Vítor, el prófugo de 21 años al que se buscaba por el secuestro y el robo de más de 200.000 euros a una joyera de Valdepeñas

Published

on

Photo fjcastro

Web de Ofertas de empleo
Enlace Invitación a Telegram

Victoriano, conocido como Vítor, lleva varios días durmiendo en prisión desde que la Policía Nacional lo detuvo por sorpresa en un supermercado de Argamasilla de Calatrava (Ciudad Real) la mañana del 18 de noviembre, después de un intento frustrado por familiares y amigos en Puertollano el día anterior.
Era un prófugo al que le constaban cuatro requisitorias judiciales, aunque una tenía más relevancia que las otras.
Sobre Vítor, español de 21 años y con una amplia carrera como delincuente pese a su juventud, pesaba una orden judicial de busca, captura e ingreso en prisión desde primavera por el incumplimiento de una sentencia dictada hace más de un año, en octubre de 2021.
Está condenado a siete años y medio de cárcel por la detención ilegal de Perla, una joyera de Valdepeñas a la que también robó más de 200.000 euros de su establecimiento de ‘Compro oro’ junto con tres cómplices la mañana del 3 de agosto de 2020.
En el juicio, celebrado en septiembre de 2021, Vítor negó su participación, pero el tribunal considera probado en su sentencia que este joven conducía el coche de Perla en el que cuatro individuos, dos de ellos menores, la raptaron poco antes de las diez de la mañana.
Fue maniatada en los asientos traseros y amenazada en el cuello con dos cuchillos de grandes dimensiones.
Le dijeron también que su marido y su hija, menor de edad entonces, estaban raptados. Incluso, con auriculares en los oídos, simularon que estaban hablando con los supuestos secuestrados.
Pero era un farol.
La escena ocurría mientras uno de los asaltantes, que en el juicio reconoció su implicación, la conminaba dentro del vehículo a darles las llaves y la clave para desactivar la alarma: «Nos vas a dar la contraseña de la tienda y, como te equivoques, vamos a empezar a matar a tu hija, luego a tu marido y tú serás la última», en enero de 2021.
Finalmente, los delincuentes entraron en el local, se apropiaron de 17.000 euros en metálico y joyas tasadas en 205.000 euros.
Pero no soltaron a Perla, a la que liberaron unas dos horas y media después en un polígono industrial cerca de Carrión de Calatrava, a 60 kilómetros de Valdepeñas. «Vamos a bajar a esta señora, que se ha portado muy bien», vino a decir Vítor, que era el conductor.
Para entonces, uno de sus compinches, Rachid -también condenado por estos hechos-, había grabado un vídeo que luego llegó a manos de la Policía.
En él se le ve con el rostro tapado con mascarilla, a los dos menores y a la rehén, que viajaban atrás.
«El que se portó mejor»
Además de las joyas y el dinero, le robaron su teléfono móvil, un Iphone, y un valioso reloj.
De nada le sirvió a Perla rogar que le devolvieran su teléfono porque guardaba fotografías de su hermana Sonia, fallecida unos años atrás. Sí encontró su coche, dos semanas después, en la calle Calatrava de Ciudad Real aparcado en zona azul y con una treintena de multas.
Perla recuerda ahora que en el juicio Vítor negó su participación en este secuestro exprés, «pero yo lo identifiqué.
Era el que conducía y el que mejor se portó conmigo».
Condenado a siete años y medio de prisión por estos hechos en octubre del año pasado, Vítor no ingresó en la cárcel y en mayo se decretó su busca y captura.
Conocido por las fuerzas y cuerpos de seguridad, la Policía Nacional seguía la pista de un joven peligroso y escurridizo, con numerosos delitos contra el patrimonio, que abandonó su localidad, Puertollano, a raíz de la sentencia.
También tenía tres requisitorias judiciales de detención y personación ante la autoridad judicial emitidas por juzgados de Ciudad Real, Puertollano y Montoro por delitos de robo con violencia e intimidación, receptación de objetos sustraídos y contra la seguridad vial.
La detención Los agentes de la comisaría de Puertollano tuvieron constancia de que últimamente se escondía en diversos domicilios de familiares que viven en el barrio del Pino y Las Mercedes , por lo que se montó un complejo dispositivo de vigilancia y discreto seguimiento.
Se decidió detenerlo el jueves 17 de noviembre, pero no se pudo llevar a cabo porque numerosos familiares y amigos de Vítor lo impidieron.
Se pusieron de por medio, arrojaron todo tipo de objetos a los agentes y el joven delincuente pudo escabullirse y meterse en su domicilio.
Los policías no pudieron pasar de la puerta porque no tenían una orden de entrada y registro, con lo que tuvieron que esperar una mejor oportunidad. La ocasión se presentó al día siguiente.
Vítor salió de su escondite en Puertollano y se dirigió en coche hasta la vecina localidad de Argamasilla de Calatrava, a unos diez kilómetros.
Los policías de paisano que lo seguían esperaron el momento oportuno para detenerlo.
Fue a mediodía dentro de un supermercado al que Vítor había encontrado con su novia.
No se lo esperaba, no tenía por dónde salir y no se resistió. «Pensaba que me iban a estrangular» «Aunque sé que estaba fugado, no estaba intranquila», cuenta Perla, que ha continuado con su vida a pesar del traumático episodio vivido la mañana del 3 de agosto de 2020.
«Esa parte intenté que no me perjudicara emocionalmente, tampoco voy a permitirlo», afirma la joyera, que también es mediadora familiar.
Esta circunstancia cree que le vino bien en el secuestro -«Durante todo el rapto no solté una lágrima», recuerda- y también le ayuda ahora para seguir adelante.
En lo económico, no pudo recuperar nada de los 17.000 euros en metálico y su compañía de seguros sólo le repuso una parte del valor de las joyas.
En cuanto a su vehículo, lo usó tres meses más, pero debió comprar otro porque había una escena que a Perla se le repetía: «Cada vez que subía al coche, pensaba que me iban a estrangular».

Continue Reading

Noticias

Detienen a seis personas de una familia por un tiroteo entre miembros del mismo clan en Torrent

Detienen a seis personas de una familia por un tiroteo entre miembros del mismo clan en Torrent

Published

on

Photo fjcastro

Web de Ofertas de empleo
Enlace Invitación a Telegram

La Policía Nacional han detenido en en la localidad valenciana de Torrent a seis personas de entre 21 y 64 años , todos ellos miembros de una misma familia, como presuntas autoras de un delito de tentativa de homicidio tras al parecer disparar contra la casa de otros familiares.
Los hechos ocurrieron el martes sobre las diez y cuarto de la noche, cuando los agentes que realizaban labores de prevención fueron alertados por la Sala del 091 para que se dirigieran a una zona de Torrent donde, al parecer, había una reyerta entre familiares del mismo clan y se habían escuchado varias detonaciones, según ha informado la Policía Nacional en un comunicado.
Varias patrullas se dirigieron al lugar donde han localizado a tres hombres, quienes han manifestado que unos familiares se habían presentado allí y habían disparado sobre la ventana de un dormitorio, mientras otros intentaban abrir la puerta mediante golpes , para posteriormente huir.
Los agentes han observado que la puerta de entrada estaba dañada y los cristales rotos, así como la ventana a la que habían disparado, y han localizado dos proyectiles en el interior de la habitación, uno en el suelo y otro incrustado en la pared.
El tercero no lo han localizado, pero sí han comprobado que había tres orificios en la persiana.
Las patrullas han averiguado que en el interior de la vivienda se encontraban otras tres personas, una de ellas una mujer convaleciente que ha tenido que ser atendida por un indicativo sanitario.
Otro de los moradores estaba herido en la cabeza, al producirse un corte con la rotura de cristales.
Tras los hechos ocurridos, este jueves fueron localizados y detenidos cinco hombres , familia de las víctimas, como presuntos autores de un delito de tentativa de homicidio.
Los arrestados han pasado a disposición judicial en la mañana de este viernes.

Continue Reading
Advertisement

Categorias

Mas vistos