Connect with us

Noticias

Marihuana en las Comisarias los Mossos

Tras una hora a pie, superando zonas de gran desnivel, operativos del grupo de élite de los Mossos llegaron hasta una plantación de marihuana en el pantano de Susqueda (Gerona). El despliegue, el pasado 25 de agosto, requirió la intervención del GEI por la compleja orografía del terreno, que impidió la aproximación en vehículos. Allí, los agentes se incautaron de casi 1.000 plantas. No se trata de un caso asilado. Solo en 2021, la Policía catalana desmanteló una media de casi dos cultivos al día y se incautó de unas nueve toneladas de la droga. Unas cifras que convierten en un problema su transporte y almacenaje, del que se encargan, también, los propios uniformados. En el caso de Susqueda, la autoridad judicial ordenó un fuego controlado, una vez realizado el muestreo de la plantación –para determinar, entre otros, su porcentaje de THC, principal psicoactivo del cannabis –, pero en la mayoría de ocasiones, su destrucción se demora y hay que recolectar las plantas, trasladarlas y custodiarlas. Pero, tal y como denuncian los agentes, resulta «insostenible tener una semana miles de plantas en una comisaría», señala Imma Viudes, portavoz del sindicato Sap-Fepol. La petición de los mossos es unánime: la destrucción ‘in situ’ de las plantaciones –siempre que sea posible– una vez garantizada la prueba de cara al juicio. De hecho, así lo refleja la ley, que reza que «podrá decretarse la destrucción de los efectos judiciales, dejando muestras suficientes, cuando resulte conveniente por la propia naturaleza de los efectos intervenidos o por el peligro real o potencial que comporte su almacenamiento o custodia». Pero la autorización para hacerlo, en ocasiones, se demora durante meses. Además de saturar comisarías, el decomiso de marihuana supone que los agentes se conviertan en « jardineros », apunta el mosso Albert Palacio. Cortan, recogen, almacenan y custodian la droga. En algunas ocasiones, lo hacen con herramientas manuales y no mecánicas, como tijeras de podar, y sin equipos de protección individual, como guantes y mascarillas. Además, el trasladado de la marihuana se lleva a cabo, no pocas veces, en los propios vehículos policiales, «sin tener en cuenta la afectación –por inhalación– que ésta puede tener» sobre los uniformados. Este es el motivo que ha llevado a Sap-fepol a interponer una denuncia ante Inspección de Trabajo por los riesgos que supone la manipulación de la droga. Una vez en comisaría, los contenedores no son suficientes para las grandes cantidades decomisadas, y la hierba ha llegado a amontonarse en las celdas para los detenidos, e incluso en el exterior de dependencias policiales. Las plantas se pudren, generan plagas de insectos y su olor es insoportable. De hecho, esta martes, tras un rato de espera, dos personas abandonaron la comisaría de Mataró (Barcelona), donde pensaban interponer una denuncia por el mareo tras inhalar la droga allí acumulada. «Imagina lo que es pasar allí horas. Mientras se está secando es un infierno, no se puede soportar», explica una agente del Cuerpo. La gran acumulación de droga incautada lleva a que los aparcamientos exteriores de las comisarías se transformen en almacenes improvisados, mientras que la proliferación de cultivos por todo el territorio ha llevado a los agentes a asumir labores que podría llevar a cabo una empresa externa, como desmantelar la propia plantación. Una posibilidad que el Departamento de Interior puso sobre la mesa, aunque, finalmente, no se llevó a cabo. «El proceso actual, desde que se desarticula una plantación hasta que la droga se almacena y se destruye es lento. Hay que buscar cómo agilizarlo», insta Palacio. que aboga por quemas controladas , como la de Susqueda , cuando el cultivo se ubique lejos de zonas pobladas. Cuando el transporte no es viable, como en el caso mentado, la plantación queda custodiada por los agentes hasta que la autorización judicial permite su destrucción. «Entonces sí se acelera el trámite», señala el mosso. «Una vez garantizada la prueba, y una pequeña muestra de la droga, lo mejor sería la destrucción ‘in situ’», secunda Viudes. Además, los agentes denuncian que el Cuerpo obvia la afectación que supone trasladar la marihuana en las propias patrullas. No solo por que la inhalación puede afectar a sus capacidades, sino por el riesgo añadido. «La peligrosidad que implica, ya que pueden ser asaltados por cualquier banda de crimen organizado», advierten desde Sap-fepol. El búnker de Nou Barris Como solución a la saturación de las comisarías, desde Interior indican que para finales de año se prevé la entrada en funcionamiento del almacén central de estupefacientes en Nou Barris (Barcelona), pero las organizaciones de mossos reprochan que es una promesa que lleva más de un año de demora y tampoco evitará los riesgos de transportar la droga. «¿Los agentes tendrán que ir desde cualquier punto del territorio, donde se incaute la marihuana , hasta el almacén de Barcelona?», cuestiona Viudes, que vuelve a apuntar a la peligrosidad: «Somos una diana». Si el transporte se derivase a una empresa externa, el riesgo sería aún mayor. Y es que solo durante los últimos doces meses, según el balance de la Policía catalana, se registraron más de un centenar de narcoasaltos en el territorio, así como tres secuestros y tres homicidios, vinculados al tráfico de marihuana. Cataluña es el epicentro de cultivo de esta droga, que luego se distribuye por el resto de Europa, donde llega a triplicar su valor. El auge de esta actividad delictiva conlleva un aumento de la violencia asociada. « Exportamos marihuana e importamos crimen organizado », alertó el pasado septiembre Ramon Chacon, jefe de la División de Investigación Criminal de los Mossos .

Published

on

La marihuana cerca a los Mossos d'Esquadra en las comisarias
Photo fjcastro

Marihuana en las Comisarias los Mossos, tras una hora a pie, superando zonas de gran desnivel, operativos del grupo de élite de los Mossos llegaron hasta una plantación de marihuana en el pantano de Susqueda (Gerona).

El despliegue, el pasado 25 de agosto, requirió la intervención del GEI por la compleja orografía del terreno, que impidió la aproximación en vehículos.
Allí, los agentes se incautaron de casi 1.000 plantas. No se trata de un caso asilado. Solo en 2021, la Policía catalana desmanteló una media de casi dos cultivos al día y se incautó de unas nueve toneladas de la droga.
Unas cifras que convierten en un problema su transporte y almacenaje, del que se encargan, también, los propios uniformados.
En el caso de Susqueda, la autoridad judicial ordenó un fuego controlado, una vez realizado el muestreo de la plantación –para determinar, entre otros, su porcentaje de THC, principal psicoactivo del cannabis –, pero en la mayoría de ocasiones, su destrucción se demora y hay que recolectar las plantas, trasladarlas y custodiarlas.

Marihuana en las comisarias de los Mossos

Pero, tal y como denuncian los agentes, resulta «insostenible tener una semana miles de plantas en una comisaría», señala Imma Viudes, portavoz del sindicato Sap-Fepol.
La petición de los mossos es unánime: la destrucción ‘in situ’ de las plantaciones –siempre que sea posible– una vez garantizada la prueba de cara al juicio, nunca que permanezcan la marihuana en las comisarias de los Mossos
De hecho, así lo refleja la ley, que reza que «podrá decretarse la destrucción de los efectos judiciales, dejando muestras suficientes, cuando resulte conveniente por la propia naturaleza de los efectos intervenidos o por el peligro real o potencial que comporte su almacenamiento o custodia».
Pero la autorización para hacerlo, en ocasiones, se demora durante meses. Además de saturar comisarías, el decomiso de marihuana supone que los agentes se conviertan en « jardineros », apunta el mosso Albert Palacio.

Cortan, recogen, almacenan y custodian la droga. Marihuana en las Comisarias los Mossos

Cortan, recogen, almacenan y custodian la droga. En algunas ocasiones, lo hacen con herramientas manuales y no mecánicas, como tijeras de podar, y sin equipos de protección individual, como guantes y mascarillas.
Además, el trasladado de la marihuana se lleva a cabo, no pocas veces, en los propios vehículos policiales, «sin tener en cuenta la afectación –por inhalación– que ésta puede tener» sobre los uniformados.
Este es el motivo que ha llevado a Sap-fepol a interponer una denuncia ante Inspección de Trabajo por los riesgos que supone la manipulación de la droga.
Una vez en comisaría, los contenedores no son suficientes para las grandes cantidades decomisadas, y la hierba ha llegado a amontonarse en las celdas para los detenidos, e incluso en el exterior de dependencias policiales.
Las plantas se pudren, generan plagas de insectos y su olor es insoportable. De hecho, esta martes, tras un rato de espera, dos personas abandonaron la comisaría de Mataró (Barcelona), donde pensaban interponer una denuncia por el mareo tras inhalar la droga allí acumulada. «Imagina lo que es pasar allí horas.
Mientras se está secando es un infierno, no se puede soportar», explica una agente del Cuerpo. La gran acumulación de droga incautada lleva a que los aparcamientos exteriores de las comisarías se transformen en almacenes improvisados, mientras que la proliferación de cultivos por todo el territorio ha llevado a los agentes a asumir labores que podría llevar a cabo una empresa externa, como desmantelar la propia plantación.
Una posibilidad que el Departamento de Interior puso sobre la mesa, aunque, finalmente, no se llevó a cabo. «El proceso actual, desde que se desarticula una plantación hasta que la droga se almacena y se destruye es lento.

Quemas controladas de Marihuana

Hay que buscar cómo agilizarlo», insta Palacio. que aboga por quemas controladas , como la de Susqueda , cuando el cultivo se ubique lejos de zonas pobladas.
Cuando el transporte no es viable, como en el caso mentado, la plantación queda custodiada por los agentes hasta que la autorización judicial permite su destrucción. «Entonces sí se acelera el trámite», señala el mosso.
«Una vez garantizada la prueba, y una pequeña muestra de la droga, lo mejor sería la destrucción ‘in situ’», secunda Viudes.
Ofertas de empleo de Seguridad
Noticias de Seguridad Privada
Esta es tu seccion de Alarmas

la marihuana se traslada en las propias patrullas. Marihuana en las Comisarias los Mossos

Además, los agentes denuncian que el Cuerpo obvia la afectación que supone trasladar la marihuana en las propias patrullas.
No solo por que la inhalación puede afectar a sus capacidades, sino por el riesgo añadido. «La peligrosidad que implica, ya que pueden ser asaltados por cualquier banda de crimen organizado», advierten desde Sap-fepol.
El búnker de Nou Barris Como solución a la saturación de las comisarías, desde Interior indican que para finales de año se prevé la entrada en funcionamiento del almacén central de estupefacientes en Nou Barris (Barcelona), pero las organizaciones de mossos reprochan que es una promesa que lleva más de un año de demora y tampoco evitará los riesgos de transportar la droga.
«¿Los agentes tendrán que ir desde cualquier punto del territorio, donde se incaute la marihuana , hasta el almacén de Barcelona?», cuestiona Viudes, que vuelve a apuntar a la peligrosidad: «Somos una diana».

Riesgo mayor si el transporte dependiese de una empresa externa

Si el transporte se derivase a una empresa externa, el riesgo sería aún mayor. Y es que solo durante los últimos doces meses, según el balance de la Policía catalana, se registraron más de un centenar de narcoasaltos en el territorio, así como tres secuestros y tres homicidios, vinculados al tráfico de marihuana.
Cataluña es el epicentro de cultivo de esta droga, que luego se distribuye por el resto de Europa, donde llega a triplicar su valor. El auge de esta actividad delictiva conlleva un aumento de la violencia asociada.
« Exportamos marihuana e importamos crimen organizado », alertó el pasado septiembre Ramon Chacon, jefe de la División de Investigación Criminal de los Mossos .

Noticias

Cae una trama que estafó más de 645 millones de euros con falsas inversiones en cannabis para uso medicinal

Cae una trama que estafó más de 645 millones de euros con falsas inversiones en cannabis para uso medicinal

Published

on

Photo fjcastro

Web de Ofertas de empleo
Enlace Invitación a Telegram

La Policía Nacional, en colaboración con varios países y las autoridades de la UE, ha desarticulado una organización criminal que presuntamente estafó 645 millones de euros mediante la falsa inversión en plantas de cannabis de uso medicinal.

Según informó este sábado la Policía, la operación se ha saldado, hasta el momento, con nueve detenidos en Tenerife, Reino Unido, Alemania, Letonia, Polonia, Italia y República Dominicana.

La red ha sido desmantelada por un equipo conjunto de investigación de agentes españoles con la Policía de Berlín y la Gendarmería de Francia, con la colaboración de Europol y Eurojust, y la participación de agentes de la República Dominicana, EEUU y Reino Unido.

Investigan el hallazgo de tres cadáveres, dos mujeres y un hombre, tras incendio de vivienda en Chiloeches

Los arrestados operaban a través de una plataforma de inversión fraudulenta y habrían cometido un delito en masa de estafa con víctimas de, al menos, 35 países. La red realizaba una fuerte inversión en marketing y estaba presente en eventos y ferias cannábicas, al tiempo que lanzaba campañas publicitarias con el objetivo de ofrecer confianza para la captación de clientes.

En la operación se han bloqueado cuentas bancarias por valor de 58.600 euros, 116.300 euros en criptomonedas y 106.000 euros en efectivo, así como 10 bienes inmuebles por valor de 2,6 millones de euros. Asimismo, se han intervenido joyas, obras de arte y vehículos de alta gama, así como material informático y diversa documentación.

A esto hay que añadir el bloqueo al inicio de la investigación de 4,5 millones de euros en una cuenta que la organización tenía en Chipre y cuatro cuentas con 23 BTC valoradas en 1,4 millones de euros.

ESTAFA TIPO ‘PONZI’

La red criminal operaba y promocionaba una plataforma de inversión fraudulenta en cannabis medicinal, a través de la cual se habría cometido presuntamente un delito en masa de estafa con víctimas de al menos 35 países diferentes, entre ellos España, Alemania y Francia.

La Policía abate a un individuo en Sídney tras el apuñalamiento de siete personas

El modelo de negocio que ofrecía esta organización consistía en utilizar el capital transferido de los inversores a los socios cultivadores para financiar el cultivo de plantas de cannabis. Con este sistema prometían a las víctimas beneficios de entre el 70% y el 168% al año, según la especie de cannabis en la que se invirtiera.

Al tratarse de una estafa tipo ‘Ponzi’, la red necesitaba promocionar la inversión en el producto, por lo que realizó una fuerte inversión en marketing, estando presente en eventos y ferias cannábicas, utilizando campañas publicitarias, con alta presencia en redes sociales. Además, para facilitar la captación de clientes y ofrecerles confianza, la plataforma contaba con una red de oficinas físicas en diferentes ciudades de Europa.

Continue Reading

Noticias

Un herido grave tras recibir varios disparos en un tiroteo en el centro comercial Guadalmina de Marbella

Un herido grave tras recibir varios disparos en un tiroteo en el centro comercial Guadalmina de Marbella

Published

on

Photo fjcastro

Web de Ofertas de empleo
Enlace Invitación a Telegram

Nuevo tiroteo en Marbella. Un hombre de 33 años ha resultado herido grave en torno a las 21.40 horas de este sábado después de recibir al menos cuatro o cinco impactos de bala.
Ha ocurrido en el centro comercial Guadalmina, en Marbella (Málaga), justo al lado de la A-7, cerca de la limítrofe localidad de Estepona, según fuentes de la investigación.
El herido es un ciudadano albanés que ha sido trasladado al hospital tras desplazarse a la zona del tiroteo los servicios sanitarios del 112.
Entre tanto, la Policía Nacional ha asumido la investigación. Se han escuchado media docena de detonaciones, según las mismas fuentes.
El citado centro comercial de Marbella se ha convertido en un punto caliente en los ajustes de cuentas entre bandas en la Costa del Sol.
El pasado 28 de octubre, tres encapuchados abrieron fuego contra dos personas, que resultaron heridas. Después de disparar, huyeron del lugar a toda prisa en un coche. Los hechos se produjeron en la zona del centro comercial Guadalmina, entre Marbella y Estepona.
Dicho asalto sucedió sobre las 12.15 horas de un sábado. Fue la hora a la que varios testigos dieron aviso al servicio de Emergencias 112.
Estos particulares explicaban que se habían escuchado varios disparos en la zona. Al lugar se mandaron varias dotaciones de Policía Nacional y Local.

Continue Reading

Noticias

Un detenido por abusar de su hijastra colocó una cámara en un peluche para grabarla

Un detenido por abusar de su hijastra colocó una cámara en un peluche para grabarla

Published

on

Photo fjcastro

Web de Ofertas de empleo
Enlace Invitación a Telegram

La Guardia Civil ha detenido en Málaga a un hombre por agredir sexualmente a su hijastra y llegó a grabarla con cámaras ocultas que escondió en un peluche, una bombilla y un enchufe.

Según informó este domingo el Instituto Armado, el detenido utilizaba fármacos que producen somnolencia para dormir a la menor de edad y agredirla sexualmente. La víctima manifestó a los agentes que, por las noches, el autor le preparaba un té y que tras tomarlo siempre se sentía muy cansada.

Los agentes han encontrado en el registro del domicilio del detenido dispositivos de almacenamiento USB con grabaciones íntimas en las que se observa al detenido agrediendo sexualmente a la menor, además de cámaras y los diferentes fármacos para la somnolencia.

Se entrega el supuesto autor de la agresión a un hombre en una cocina industrial de Tetuán

El autor llevaba conviviendo con su pareja y la hija de esta durante siete años. Fue un aviso del novio de la menor, que halló una cámara oculta en un oso de peluche, quien alertó a la madre para que denunciara ante la Guardia Civil. Los agentes han localizado microcámaras ocultas, además del peluche, en una bombilla y un enchufe, en distintas dependencias de la vivienda, entre ellas, el dormitorio de la menor y el baño.

ORDENADOR EN UNA CONSIGNA

El autor habría estado grabando imágenes íntimas sexuales de la menor durante dos años, desde los 16 hasta ser mayor de edad. Este hombre se enteró de la denuncia interpuesta contra él por la familia y huyó inmediatamente de la vivienda de Mijas. Estuvo durante tres semanas cambiando continuamente de casa de alquiler por una conocida plataforma en línea hasta finalmente ser localizado por la Guardia Civil en Málaga capital.

Hallan muertos con signos de violencia a un matrimonio y su hija tras el incendio de su vivienda en Chiloeches
Los agentes le localizaron cuando acudía a la estación de autobuses malagueña, donde tenía guardado en una consigna su ordenador. En ese momento fue detenido. Está acusado de delitos de agresión sexual, contra la intimidad y tenencia de pornografía infantil. Tras ser presentado ante la autoridad judicial se ha decretado su ingreso en prisión.

La Benemérita explicó que se está realizando un volcado de la información para comprobar si existen más imágenes archivadas.

Continue Reading
Advertisement

Mas vistos