Connect with us

Noticias

Archivan el caso del chico tunecino muerto en el Zambrana tras ser reducido por dos vigilantes

Archivan el caso del chico tunecino muerto en el Zambrana tras ser reducido por dos vigilantes

Published

on

Photo fjcastro

La jueza no aprecia negligencia en la actuación de los integrantes del equipo de seguridad del centro porque la autopsia descarta la asfixia

La magistrada del Juzgado de Instrucción 5 de Valladolid, encargada de investigar la muerte de un menor ocurrida en el centro Zambrana de Valladolid en marzo pasado, ha archivado el caso por considerar que, «no ha resultado acreditado que el fallecimiento se produjera como consecuencia de un comportamiento negligente de los dos vigilantes de seguridad investigados que procedieron a su reducción e inmovilización cuando protagonizaba un comportamiento violento en el Centro de Menores». El chico se encontraba ingresado desde el día 25 de enero de 2022, «debido a conductas disruptivas, amenazas a sus compañeros y personal educativo, así como por incitar a fugas». El Juzgado de Primera Instancia 10 de Valladolid había ratificado en su día la medida de ingreso del menor en el área de socialización del centro de reforma durante tres meses por su comportamiento violento.

Todo empezó porque le arrancó la mascarilla a otro interno cuando estaban en el salón y le ordenaron subir a su habitación, a lo que se negó e intentó agredir a un educador

La declaración prestada en sede policial y judicial por los vigilantes de seguridad que realizaron la inmovilización del meno está respaldada por el testimonio de los tres educadores que se encontraban presentes en el momento de los hechos. Según este relato, el 3 de marzo de 2022 el menor, de 17 años y tunecino de nacimiento, protagonizó varios actos violentos. Sobre las 20:00 horas, le arrancó la mascarilla a otro menor interno cuando estaban en el salón comedor, por lo que le aplicaron una medida educativa consistente en que se quedara en su habitación, «sin que la aceptara de buen grado, ya que gritó al educador y se negó a subir a su habitación de forma reiterada, de forma que, cumpliendo con los protocolos del centro, hubo que avisar a seguridad». Cuando uno de los educadores intentó llamar por teléfono, el menor le hizo un «corte de mangas» y se abalanzó contra é «con una mano levantada y con el puño cerrado». Otro educador le interceptó e impidió la agresión y nuevamente se le ordenó que subiera a su habitación, lo que hizo mientras le dedicaba insultos del tipo «hijo de puta» y «maricón», relata el auto judicial.

Sobre las 21:00 horas, los internos bajaron de sus habitaciones y él bajó el último. Los dos vigilantes se encontraban a la puerta del salón-comedor porque habían sido alertados por el equipo educativo ante el comportamiento del joven. Los educadores habían decidido prohibirle disfrutar de la televisión durante el día siguiente y descontarle dos euros de la propina, según las normas del centro. Cuando se lo comunicaron, «el menor se alteró, por lo que el educador le dijo que subiera con la cena a su habitación, negándose a ello, haciendo muecas y guiñando un ojo de forma reiterada».

Al comunicarle que se le aplicaría otra medida educativa, tiró la bandeja de la cena sobre el mostrador que le separaba del educador y se abalanzó contra él «de forma agresiva», por lo que los investigados entraron en el comedor con el objeto de detenerle, «ya que estaba rodeando el citado mostrador con intención de agredir al educador, oponiendo el menor gran resistencia».

«Resistencia enérgica»

Según declararon ante la jueza los dos investigados, una declaración que ha sido ratificada por los educadores que asistieron al suceso, en un primer momento contuvieron al menor empleando solo la fuerza de sus manos pero, «al resistirse de forma enérgica, tuvieron que inmovilizarle en el suelo, boca abajo, uno sujetándole las piernas con las suyas y las dos manos, como si estuviera engrilletado y el otro, sujetándole la cabeza con una mano y el brazo derecho bajo su cuello para impedir que le golpeara y se golpeara él mismo contra el suelo», mientras los educadores le decían que se calmara y que dejara de forcejear para que le pudieran soltar. Sin embargo, indicaron, «el menor no abandonó su actitud sino que empeoró y se llegó a soltar de las manos hasta en dos ocasiones, gritando expresiones en árabe».

Uno de los vigilantes logró sujetarle nuevamente las manos y le puso los grilletes en tanto se tranquilizaba, permaneciendo en esa posición unos 14 minutos, hasta que el educador solicitó que le retiraran la sujeción mecánica. El chico se quedó boca abajo en el suelo con «la contención mínima» que empleó el otro vigilante, que mantenía la mano en la espalda del menor. «Cuando los educadores intentaron hablarle, al ver que no respondía le colocaron en posición de seguridad lateral, «observando que el menor respiraba» y llamaron al servicio de emergencias 112. Pero el chico estaba en parada cardiorrespiratoria y, pese a las maniobras realizadas para reanimarle, falleció.

Para evaluar si los empleados de seguridad actuaron con negligencia, la jueza considera «fundamental» el informe de la autopsia de los forenses, los informes del Instituto Nacional de Toxicología y las aclaraciones formuladas en una audiencia celebrada el pasado 13 de junio. La clave para ver si los investigados se excedieron, explica en su auto la magistrada Soledad Ortega, radica en determinar si el menor presentaba signos de asfixia. «El informe forense es tajante en este sentido, los hallazgos de la autopsia descartan esta hipótesis», subraya el auto. No había signos traumáticos de una oclusión externa de los orificios respiratorios, (no se le tapó la boca y la nariz impidiéndole respirar con normalidad) no había signos traumáticos de que se hubiera producido una compresión del cuello, de tipo estrangulación o ahorcadura y no estaba presente «el hallazgo fundamental de una asfixia por compresión torácica, esto es, que los investigados hubieran comprimido con fuerza la espalda del menor cuando estaba boca abajo, por ejemplo, sentándose sobre su espalda para retenerlo o calmarlo». De haberse producido este aplastamiento, expone el auto, «presentaría una congestión de tinte oscuro en la cabeza, petequias oculares y aumento del volumen de la conjuntiva, por lo que se descarta por completo cualquier forma de asfixia sobre el menor».

Ni era previsible, ni evitable»

Además, subraya la instructora, el chico no presentaba lesiones «que permitan concluir que se empleó una fuerza inusitada o desmedida en la reducción» y las que tenía en la mano derecha se produjeron en una pelea en la que se vio implicado con anterioridad. La causa fundamental de la muerte se produjo por un «delirio agitado» durante la contención mecánica, «ya que el menor sufrió un ataque de ira, a la que era propenso, y la contención le impidió liberar la ira o agitación. La liberación de adrenalina le provocó una parada cardiaca, «de tal forma que la muerte se produjo durante la contención, pero no como causa de la misma, situación que ni era previsible, ni era evitable, tratándose, por tanto, de una muerte natural aunque en el informe forense se hable de muerte violenta como consecuencia de la ira desplegada por el menor en el momento de la reducción».

En cuanto a la posible existencia de una canalopatía (síndrome de Brugada, síndrome de QT largo, taquicardia ventricular polimórfica catecolaminérgica) que cursa con un corazón estructuralmente normal y que pueden producir la muerte súbita, «que no se ha podido confirmar, amén de las dificultades técnicas, antecedentes familiares con los que no se dispone, económicas y de resultado (un 10%)», señala la instructora que «solo serviría para concretar la causa de la muerte súbita del menor, pues no dejaría de ser una muerte natural y en nada afectaría a la falta de responsabilidad de los investigados».

Tampoco aprecia la instructora que se haya incumplido la Ley de Protección del Menor ni los protocolos de actuación en estos casos. «Es evidente», concluye, que cuando el menor intentó agredir al educador, rodeando el mostrador, ya no era posible utilizar el diálogo o la desescalada, porque el menor había pasado a la acción con un comportamiento violento, intentando primero agredir al educador a través del mostrador que les separaba, sin conseguirlo, y después acceder a donde se encontraba para culminar su agresión«.

Noticias

Nueve años de cárcel para un maltratador que pegó y secuestró amordazada a su exnovia por contenidos de su móvil

Nueve años de cárcel para un maltratador que pegó y secuestró amordazada a su exnovia por contenidos de su móvil

Published

on

Photo fjcastro

Web de Ofertas de empleo
Enlace Invitación a Telegram

Un maltratador reincidente ha sido condenado a nueve años y siete meses de prisión por pegar a su exnovia, secuestrarla atada y amordazada durante horas y luego robarle el móvil por unos supuestos «contenidos comprometedores» suyos y de un amigo, que le ayudó y a quien la Audiencia Provincial de Castellón impone una pena de siete años y medio. Ambos fueron declarados culpables de un delito de robo con violencia y detención ilegal por el asalto de madrugada en la casa de la víctima, y en el caso de su expareja, también por quebrantamiento de condena , porque ya la había agredido anteriormente. Entre los dos deberán indemnizar a la víctima con 2.950 euros , por las lesiones , por los daños morales que sufrió a consecuencia del ataque y por el importe del móvil robado. Los condenados no podrán acercarse a menos de 200 metros ni comunicarse con la mujer durante diez años, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana en un comunicado. En el momento de los hechos, la expareja de la víctima tenía una prohibición de aproximación y comunicación respecto de ella, según una sentencia condenatoria dictada por un Juzgado de lo Penal de Castellón. Apoderarse del teléfono El asalto ocurrió en la madrugada del 25 de mayo de 2020 cuando los dos hombres fueron hasta el domicilio de la víctima, en un municipio de la provincia de Castellón, con la intención de apoderarse de su teléfono móvil donde creían que almacenaba contenidos «comprometedores» para ellos. Según el relato que hace la resolución, los condenados aprovecharon que el exnovio conservaba un juego de llaves de la vivienda para sorprender a la mujer, que estaba completamente dormida , y darle un puñetazo que la dejó sin sentido. A continuación, la ataron fuertemente de pies y manos y la amordazaron con dos pañuelos, uno en el interior y otro en el exterior de la boca. En un momento de la agresión, la mujer recobró el conocimiento y escuchó que uno de los penados preguntaba: « ¿La matamos? «, mientras que el otro respondía: »No, déjala que se muera sola «. Los hombres se llevaron el teléfono, huyeron de la vivienda y la dejaron atada y amordazada , sin poder pedir ayuda. Fue rescatada varias horas después por la Guardia Civil y por los Bomberos , que recibieron el aviso de una familiar, alertada porque la víctima no contestaba a sus llamadas o tenía el teléfono apagado. La sentencia no es firme y puede recurrirse ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana.

Continue Reading

Noticias

Investigan la muerte de un vigilante de seguridad en el Club Náutico de Sevilla: «De aquí salió vivo»

Investigan la muerte de un vigilante de seguridad en el Club Náutico de Sevilla: «De aquí salió vivo»

Published

on

Photo fjcastro

Web de Ofertas de empleo
Enlace Invitación a Telegram

Ha fallecido un vigilante de seguridad del Club Náutico de Sevilla esta misma madrugada, tal y como han confirmado a OKDIARIO Andalucía fuentes del club deportivo, que aseguran que el cuerpo sin vida del hombre apareció a las 6 de la mañana en uno de los baños de las instalaciones deportivas. La Policía Nacional ha abierto una investigación para esclarecer los hechos, aunque desde la gerencia del Club Náutico aseguran a este medio que el fallecido tenía «problemas de tensión», que «salió con vida» del club y que se descarta una muerte violenta.

«Estaba en servicio, cuando fue el relevo se encontraron que no estaba en buen estado. Que se había golpeado y se había caído. No sabemos aún qué le ha pasado. Avisamos a los servicios de emergencia y se lo llevaron. Pero de aquí salió vivo», asegura el gerente del Club Náutico a OKDIARIO Andalucía, donde descarta una muerte violenta: «La Policía ha venido, ha revisado las cámaras con nosotros, y es totalmente falso que haya sido por una muerte violenta», tal y como han señalado algunos medios locales.

«Estaba en servicio, cuando fue el relevo se encontraron que no estaba en buen estado. Que se había golpeado y se había caído. No sabemos aún qué le ha pasado»

«El hombre tenía problemas de tensión. Anoche no se encontraba bien», asegura el gerente del Club Náutico, que insiste en descartar una muerte violenta: «De aquí salió vivo. Esto es piscina y césped. Aquí no hay nada».

Según han confirmado fuentes policiales, el hallazgo del cadáver se ha producido esta mañana a primera hora cuando los primeros trabajadores han acudido al recinto. La víctima, que tenía unos 50 años, había entrado de servicio la noche anterior y ha sido encontrado sin vida en el interior de unos baños. El Grupo de Homicidios ya se ha hecho cargo de las diligencias.

Continue Reading

Noticias

Detenidos dos jóvenes que huían con la caja registradora de una librería

Detenidos dos jóvenes que huían con la caja registradora de una librería

Published

on

Photo fjcastro

Web de Ofertas de empleo
Enlace Invitación a Telegram

El ruido de unos cristales rotos perturbó la tranquilidad del barrio de San Antón durante la medianoche del pasado domingo. Dos jóvenes, de 20 años de edad con múltiples antecedentes por delitos de robo con fuerza, rompían el escaparate de una conocida librería con el fin de sustraer la caja registradora. Los hombres fueron detenidos por la Policía Nacional. Los hechos tuvieron lugar a a las 00.10 del pasado domingo, cuando un vecino que presenció los hechos comunicó a la Policía Nacional, a través del teléfono 091, que se estaba produciendo un robo en la zona. Instantes antes de que las patrullas llegasen al lugar, los dos jóvenes, que habían fracturado la luna del escaparate con una alcantarilla que abandonaron en el lugar, huyeron del lugar con la caja registradora. Gracias a que el testigo fue aportando a los agentes la descripción de ambos individuos y la dirección de huida, las patrullas consiguieron localizarlos a pocos metros. Cuando los dos hombres se percataron de la presencia policial, uno de ellos trató de deshacerse de la caja registradora que tenía en sus brazos, mientras que el otro salió corriendo. Ambos fueron interceptados por los agentes y uno de ellos tuvo que recibir asistencia médica al presentar varios cortes sangrantes en una pierna producidos por las fracturas en la luna del escaparate. Los agentes recuperaron la caja registradora y se la devolvieron a su propietario. Los detenidos fueron puestos a disposición judicial .

Continue Reading
Advertisement

Categorias

Mas vistos